Se ha producido un error en este gadget.

martes, 31 de enero de 2012

Un asteroide impactará contra la Tierra en los próximos 10.000 años


El gigantesco asteroide Eros realizará mañana miércoles su máximo acercamiento a la Tierra desde 1975. No supone peligro alguno, ya que se situará a 26,7 millones de kilómetros, lo que sigue siendo una distancia considerable. Pero mide nada menos que 34 km de longitud, un dato que impresiona. Si algo semejante fuera directo hacia nosotros, las posibilidades de evitar una gran hecatombe serían mínimas. Para proteger a la Tierra del impacto de cometas y asteroides peligrosos, algo que, aunque parezca el argumento de una película de ciencia ficción, ocurrirá antes o después en los próximos 10.000 años, la Unión Europea ha puesto en marcha una ambiciosa misión espacial. También EE.UU. y Rusia trabajan en el mismo campo.
La Tierra ha sufrido ya varias colisiones de asteroides, algunas tan importantes como la que tuvo lugar hace 65 millones de años en la Península de Yucatán (México) y que además de acabar con los dinosaurios, según la teoría más aceptada, causó la extinción de la mitad de las especies animales de la Tierra. Otro episodio histórico, sucedió hace poco más de un siglo, en Tunguska (Siberia), cuando un objeto de unos ochenta metros de diámetro colisionó con la Tierra generando una energía equivalente a mil bombas atómicas. Campos y campos quedaron arrasados.
Las misiones espaciales de desviación de asteroides estudian cómo actuar para que esto no vuelva a ocurrir, pero la tarea es ingente y nada fácil. En enero de 2010, hace ahora dos años, un informe del National Research Council (NRC) de EE.UU. para determinar el alcance real del posible impacto de un asteroide determinaba que, si bien existen fórmulas para hacer frente a este tipo de amenazas, ninguna sería puesta en práctica con la suficiente rapidez en caso de impacto inmediato.
En Europa, el encargado de llevar a cabo esta tarea será el consorcio industrial Astrium, que contará con una financiación de cuatro millones de euros en los próximos tres años para desarrollar este proyecto internacional. La tarea de Astrium será perfeccionar un «impactador cinético», una nave espacial encargada de estrellarse a una altísima velocidad contra el asteroide para trastocar su órbita levemente y desviarlo de la trayectoria original para evitar la colisión con la Tierra.
Astrium, que ya había estudiado este concepto hace unos cuantos años por encargo de la Agencia Espacial Europea (ESA), procederá ahora a su actualización y elaboración. Pero esta idea no está exenta de peligros. El aspecto técnico más crítico del impactador cinético radica en la orientación, navegación y control de colisión contra el objeto, ya que el impactador necesita velocidades relativas superiores a 10 kilómetros por segundo y una precisión espacial con un margen de tan solo unos pocos metros.

Interacción gravitatoria

Estados Unidos y Rusia se centran en otros dos posibles métodos de desviación de asteroides, trabajos que también supervisará Astrium. El primero, investigado por el Instituto Carl Sagan, de Palo Alto (California), que también lleva a cabo trabajos similares para la NASA, está basado en la interacción gravitatoria entre un asteroide y una nave espacial que, durante el tiempo suficiente, provocaría el cambio de órbita de la roca. La aproximación podría ser realizada por la sonda Dawn, que fue lanzada en en 2007 para examinar Vesta y Ceres y que finalizará sus tareas en el cinturón de asteroides en 2015. Sin embargo,esta estrategia puede resultar muy lenta, ya que alterar el trayecto del asteroide puede requerir años e incluso décadas.
Otra solución alternativa puede ser la deflexión (en vez de la destrucción) por onda expansiva, mediante una explosión cercana a la superficie del asteroide. Este concepto será investigado por el TsNIImash, una institución rusa que también trabaja para la agencia espacial rusa Roskosmos.

Otras fórmulas extrañas, arriesgadas o casi imposibles:

El Ártico sufre ya los efectos de un cambio climático peligroso


Dos décadas después de que Naciones Unidas estableciera la Convención Marco sobre Cambio Climático para "prevenir la peligrosa interferencia de la mano del hombre en el sistema climático de la Tierra", el Ártico muestra los primeros signos de un cambio climático peligroso. Así lo asegura un grupo de científicos, liderado por el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), en un artículo publicado en el último número de la revista 'Nature Climate Change'.
Según informa el CSIC en un comunicado, el Ártico sufre ya algunos de los efectos que, de acuerdo con el Panel Intergubernamental del Cambio Climático (IPCC por sus siglas en inglés), se corresponden con un "cambio climático peligroso".
La velocidad del calentamiento supera ya a la de adaptación natural de los ecosistemas árticos. Además, las comunidades esquimales están viendo peligrar su seguridad, su salud y sus actividades culturales tradicionales.
Los expertos reclaman un esfuerzo para desarrollar indicadores que alerten con tiempo de estos cambios, mitigar sus causas y reconstruir la capacidad de adaptación y recuperación de ecosistemas y comunidades.

Cambios abruptos

"Nos enfrentamos a la primera evidencia clara de un cambio climático peligroso y, sin embargo, parte de los científicos y los medios de comunicación están sumidos en un debate semántico sobre si el hielo oceánico del Ártico ha alcanzado o no un umbral de inflexión", señala el investigador del CSIC Carlos Duarte, autor del artículo.
Todo ello está distrayendo la atención de la necesidad de desarrollar indicadores que alerten de la proximidad de futuros cambios abruptos y de la formulación de políticas para evitarlos verdadero objetivo de desarrollar indicadores que alerten de futuros cambios abruptos", recalca Duarte.
Los umbrales de inflexión o 'tipping points' se definen como puntos críticos dentro de un sistema cuyo estado futuro puede verse alterado cualitativamente por pequeñas perturbaciones. Por otro lado, se denominan elementos de inflexión o 'tipping elements' a aquellos componentes del sistema Tierra que pueden mostrar puntos de inflexión.
Según los científicos, el Ártico presenta la mayor concentración de elementos de inflexión potenciales del planeta, entre ellos el hielo oceánico, la placa de hielo de Groenlandia, las regiones de formación de aguas profundas del Atlántico Norte, los bosques boreales, las comunidades de plancton, el permafrost y los hidratos de metano marinos.
"El Ártico es, por todo ello, una región particularmente propensa a mostrar cambios abruptos y trasladarlos al sistema Tierra global. Es necesario buscar señales de alerta temprana que nos avisen de la proximidad de umbrales de inflexión para el desarrollo y el despliegue de estrategias adaptativas. Todo ello contribuiría a adoptar políticas más preventivas", asegura Duarte.

Efectos en el clima global

En otro trabajo publicado en el último número de la revista AMBIO, Duarte y otros investigadores del CSIC detallan los elementos de inflexión presentes en el Ártico y aportan evidencias de que muchos de ellos han entrado ya en una dinámica de cambio que puede llegar a ser abrupto en la mayoría de los casos. Según el estudio, es posible observar numerosos elementos de inflexión que impactarían en el sistema climático global de ser perturbados.
"En este trabajo aportamos evidencias de que muchos de estos elementos de inflexión están ya en marcha e identificamos cuáles son los umbrales de cambio climático que podrían acelerar el cambio climático global. La propia reacción humana al cambio climático en el Ártico, dominada por un aumento de actividades como el transporte, la navegación y la explotación de recursos podría contribuir a acelerar los cambios que ya están sucediendo", explica el científico del CSIC.
Los científicos creen que cerca del 40% de las emisiones de metano de origen antropogénico podrían ser mitigadas a un coste cero o con un beneficio económico neto. "A largo plazo, restringir las emisiones acumulativas de dióxido de carbono es esencial para ralentizar elementos de inflexión como la placa de hielo de Groenlandia", sentencian.

Fuente: Diario El Mundo

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


Llega el Frankenmalware


Las medidas de seguridad para mantener al malware lejos de nuestros ordenadores continúan mejorando, pero lo mismo se puede decir del código que compone a estos bichos digitales. La astucia y la inteligencia de aquellos que desarrollan código malicioso los lleva a explorar métodos poco convencionales para esparcir sus creaciones. En general, que un virus termine infectando a otro puede parecer un simple error de comportamiento, aunque también es algo fabulosamente retorcido que, por ejemplo, un troyano aproveche la capacidad de infección de un gusano para llegar a más sistemas. Bienvenidos al"Frankenmalware".
En lo personal hace ya varios meses que no me encuentro con una infección de malware, pero su ausencia de los radares no quiere decir que no esté allí afuera, esperando. Mi proveedor insiste en ofrecerme “paquetes de seguridad” asociados a mi conexión de Internet con precios cuestionables, cuando en realidad no ha sido otra cosa más que la clásica paranoia la que ha mantenido limpios a mis sistemas. Sin embargo, la creatividad de los desarrolladores de malware continúa en ascenso, y honestamente, es cuestión de tiempo para que algún bicho encuentre una fisura y logre abrirse paso. Lamentablemente, aquella declaración del ERI en el ataque al hotel Brighton también se aplica aquí: Nosotros debemos tener suerte siempre, pero quien envía al malware sólo necesita tener suerte una vez.
Un comportamiento inusual pero no imposible entre el malware es que una variante infecte a otra. A modo de ejemplo, tomemos a un gusano. Redes sociales, P2P, correos electrónicos y servicios de chat están entre las rutas de infección preferidas de un gusano. Pero como archivo ejecutable que es, el gusano también puede convertirse en blanco de otro malware, como un troyano. A decir verdad, esto suele ser accidental. El troyano infecta archivos por tipo, y no por el comportamiento del mismo. Los blancos preferidos son ejecutables de bajo nivel (explorer.exe, winlogon.exe) que garanticen la presencia del malware en el ordenador desde su inicio, aumentado así sus posibilidades de infección, y sería de una complejidad bastante alta que un troyano intente “evitar” a otros “bichos colegas”, por lo tanto, otros ejecutables también se convierten en blancos válidos.
El problema es que, de acuerdo a la gente de Bitdefender, que ha estado explorando este lado poco ortodoxo de las infecciones de malware, una infección adrede de un virus a otro podría llevar a escenarios realmente difíciles de enfrentar para cualquier usuario. Elcombo “gusano-troyano” es particulamente perturbador. Imagina que un gusano es infectado por un troyano. El antivirus detecta primero al troyano y "limpia" al gusano, pero el gusano desinfectado no es técnicamente idéntico a su versión original, lo que altera su firma. Si esta firma es diferente a la que tiene registrada el antivirus para eliminarlo, el gusano quedaría “inmunizado” por la infección del troyano, abriendo paso a una mutación.
Como en todo caso, la mejor defensa sigue siendo la prevención, pero si los desarrolladores llegaran a “coordinar esfuerzos”, el salto de calidad del malware sería preocupante. Los desarrolladores suelen competir por el mismo botín (números de tarjetas, contraseñas, robo de identidad, etc.), pero nadie está diciendo que sea algo imposible. El nombre oficial para estos combos es "Frankenmalware", y según Bitdefenderya hay 40.000 de estos "paquetes" en la Web.

Fuente: Diario ABC

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


Un paso hacia la 'máquina' para leer el pensamiento


El genial físico Stephen Hawking acciona con sus mejillas un sofisticado sintetizador electrónico para comunicarse. Pero emplea minutos para emitir cada palabra y las coversaciones con él tienen que ser en diferido, porque el investigador necesita conocer las preguntas de antemano para contestar en un tiempo razonable. Hawking padece desde los 21 años esclerosis lateral amiotrófica (ELA) y aún puede mover algunos músculos de la mano y otros tantos de la cara que le permiten comunicarse. Sin embargo, hay muchas personas con parálisis totales o síndromes como el de cautiverio cuya última esperanza reside en el avance de la neurociencia.
La solución para los problemas de comunicación inherentes a las parálisis totales o a ciertos síndromes como el de cautiverio que impiden la comunicación de forma casi completa están cada día más cerca. Un equipo de neurocientíficos de la Universidad de California en Berkeley (EEUU) acaba de presentar el primer paso para conseguir escuchar discursos tan sólo imaginados por pacientes que no pueden hablar.
Los investigadores han conseguido descifrar la actividad eléctrica que se produce en el cerebro cuando una persona escucha una conversación. De esta forma, son capaces de saber qué palabra ha escuchado un ser humano gracias sólo a las señales que emite su cerebro. Es cierto que, por el momento, la investigación explica únicamente como descodificar palabras que la persona ha escuchado. El reto, y el gran interés de la investigación, se esconde tras el siguiente paso: lograr la interpretación de palabras o conversaciones tan sólo pensadas por pacientes que no pueden expresarse con la voz.
Para los autores, Ludwig van Beethoven es la mejor metáfora de su trabajo. El genio era capaz de oír en su cabeza sus composiciones, a pesar de ser sordo. La técnica aspira a funcionar como el cerebro de Beethoven.

La posibilidad de leer el pensamiento

"Para reconstruir conversaciones imaginadas se pueden aplicar los mismos principios que hemos usado en esta investigación para traducir las verbalizaciones internas de alguien", explica el autor principal del trabajo Brian Pasley, investigador del Instituto de Neurociencias Helen Wills, de la Universidad de California en Berkeley. "Hay evidencias de que oír un sonido e imaginar ese mismo sonido activa áreas similares del cerebro".
Para realizar la investigación, los científicos necesitaban colocar electrodos en la superficie del cerebro de cierto número de personas, algo demasiado invasivo como para hacerlo sólo por el bien de la investigación. De forma que Pasley, escogió a pacientes en su mayoría con epilepsia producida por un tumor cerebral, que iban a ser sometidos a neurocirugía para conocer el alcance de la lesión.
De entre todos, 15 se prestaron voluntarios para participar en la investigación. Los cirujanos cortaron una zona del cráneo e hicieron lo que correspondía en cada caso. Después, colocaron los electrodos sobre las circunvoluciones temporales superior y media (áreas responsables de la audición) de la corteza cerebral. Pasley se ocupó tras las intervenciones de tener conversaciones de entre 5 y 10 minutos con cada paciente en las que grabó la actividad cerebral de los enfermos. A través de las señales que las palabras oídas generan en la corteza cerebral, los investigadores lograron desarrollar dos modelos para descifrar las señales del cerebro.
Para comprobar la precisión del sistema de descifrado, el espectrograma obtenido por los modelos se compara con el que producen las ondas acústicas originales.
En la literatura científica ya existen ejemplos de éxitos rotundos para conseguir que un paciente pueda mover un ratón o una prótesis mecánica con la actividad cerebral. Sin embargo, los autores de esta nueva investigación aseguran que esto es "relativamente sencillo comparado con la reconstrucción del lenguaje". En el trabajo se utilizaron un grupo de palabras finitas -en concreto 47- en las que centraban sus objetivos. Este hecho limita los resultados, pero algunos colegas de Pasley y el equipo de Berkeley reconocen aún así que la investigación tiene un gran potencial médico, en algunos casos a corto plazo.
"Son los primeros pasos hacia un sistema que permitirá comunicarse a pacientes como Stephen Hawking, por ejemplo", asegura Miguel Maravall, investigador principal del Grupo de Dinámica y Plasticidad de las Respuestas Sensoriales Corticales del Instituto de Neurociencias de Alicante. "Pero en personas con un síndrome de 'lock in' total (síndrome de cautiverio) esto abre la puerta a que se pueda generar un vocabulario de 100 palabras útiles y que un generador artificial de palabras pudiera articularlas por ellos".

Fuente: Diario El Mundo

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


lunes, 30 de enero de 2012

Desnudando a Google


'La inquietante realidad que no quieren que conozcas'. Bajo ese epígrafe, el empresario español Alejandro Suárez, de 37 años, resume en su libro'Desnudando a Google' su opinión acerca del gigante de la Red, su relación con la compañía desde hace 11 años y el camino que le llevó del amor a la desconfianza. Se trata de una 'opinión' en 270 páginas sobre una compañía que él mismo califica como "el gigante más atractivo y más inquietante del mundo".
Alejandro Suárez con su libro.
Alejandro Suárez con su libro.
Este libro, confiesa su autor, nació de muchas "conversaciones de salón" con otros empresarios y emprendedores del sector de Internet. "Dado el tamaño de esta empresa, nos preocupa a todos y nos condiciona a todos", comenta. "Llevaba mucho tiempo pensando en escribirlo", afirma Suárez, y confiesa que algunos artículos periodísticos le llevaron a ponerse manos a la obra.
"He crecido con la idea de que Google era la compañía idílica, era mi referente como para otras personas lo es Apple; siguen siendo los mejores en algunas cosas, pero yo me he ido sintiendo cada vez más defraudado porque me parece que han ido traicionando algunos de sus principios". "Es verdad que parece que están tratando de volver a la senda correcta", apunta.
"Mi 'desamor' se produce de forma muy progresivo, desde el año 2005 o 2006, por muchas razones, como los problemas de privacidad y su postura con China", comenta. "En este ultimo caso, no entiendo el discurso de que están ahí para salvar la democracia, las libertades y los derechos humanos, cuando está claro que están ahí para hacer negocio, lo que me parece muy bien y lícito, pero que no nos cuenten otras cosas".
¿Google le ha perjudicado?, Es decir, ¿es este libro fruto de una venganza? Suárez reconoce que personalmente no, pero también afirma que "Google condiciona a todo el sector, hasta el punto de que si los inversores saben que la compañía tiene intereses en un sector se alejan de cualquier emprendedor que quiera hacer algo en el mismo, porque saben que no se puede competir, se los come directamente".
Remarca el autor la opacidad de la compañía con cualquier información interna, algo paradójico para Suárez ya que Google hace gala de querer "acercar la información mundial al usuario". "No parece que se apliquen el cuento", dice. Esa falta de transparencia quizá destaca más en dos de las partes que mejor ilustra este punto de vista.

Publicidad, impuestos

En el libro se habla de los sistemas de publicidad contextual AdSense yAdWords, auténticos motores económicos del gigante. "jamás sabes lo que gana Gogle con este sistema en tus páginas", cuenta Suárez. "No sabes si Google ingresa un 40% o un 80% de los ingresos de tu sitio, sólo sabes lo que cobras cada mes; ellos lo controlan todo".
"Google no se conforma con tributar al 12,5% en Irlanda. El dinero se en vía a Países Bajos y de ahí, a las Bermudas"
Otro de los asuntos calientes que toca el libro se refiere a dónde paga impuestos la multinacional. No es un secreto que Google paga muy pocos impuestos en España, ya que factura todas sus operaciones europeas desde Irlanda. "Google no se conforma con tributar al 12,5% en Irlanda (...) El dinero que ingresa la filial irlandesa se envía casi automáticamente a otra empresa de Google en Países Bajos (...) y va a cuentas que la propia compañía controla en las islas Bermudas, un paraíso fiscal exento de tributación".
Cierto es que otras empresas hacen lo mismo, "pero no con el 98% de su facturación en el continente", recuerda Suárez, que cree que otras empresas son más sutiles. "Facebook hace casi lo mismo, es el 'aprendiz' de Google y el esquema es igual, solo que el dinero acaba en las islas Caimán", advierte.
El autor estima que Google factura al año en España entre 500 y 550 millones de euros al año. "Lo que me parece provocador es que empresas multinacionales que vienen aquí y se quedan con entre el 60% y el 65% de la publicidad 'online', que es un sector de máximo crecimiento, y paguen un impuesto de sociedades de 26.000 euros, o incluso dan pérdidas", comenta.
Suárez afirma en su libro que la compañía no tiene en este país centros de investigación o servidores, sino "en esencia una oficia de ventas cuyo objetivo es captar las inversiones que, una vez finalizadas, nos abandonan sigilosamente..." Por cierto, "Google ni siquiera cuenta cuántos empleados tiene aquí", asegura.

Autocensura... por si acaso

"Hay mucha autocensura, pero ojo, sin ningún tipo de presión de Google", apunta. Pero confiesa que hay personas que tras contar su experiencia con el gigante luego se echó atrás. "Hubo gente que me pidió que no contara su historia porque son clientes de publicidad de Google, aunque yo estoy seguro que no hubiera pasado nada porque no creo que la compañía vaya a tomar represalias por una crítica".
Se trata en definitiva de una obra directa, fácil de leer y en ocasiones algo repetitiva, pero que refleja con entrevistas, datos y experiencias personales la manera de comportarse de esta gigantesca corporación -"Google ahora mismo en Internet lo es todo", dice Suárez-, muy alejada ya de esa imagen idílica de 'start-up' fundada por los jóvenes Larry Page y Sergei Brin hace más de 16 años y cuyo lema es 'no hagas el mal'.
Y el autor, ¿se arrepiente en algún momento de haber escrito un libro tan crítico sobre el "el gigante más atractivo y más inquietante del mundo"? Guarda silencio durante medio minuto. "Pues tengo mis días", reconoce. "Si sigue siendo la compañía con la que trabajaba desde 2000, aceptará las opiniones; si ha cambiado, entonces no lo sé".

Fuente: Diario El Mundo

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


Las imágenes del nuevo Google Earth son más precisas


Google ha lanzado este viernes la versión más reciente (6.2) de su sistema de información geográfica, Google Earth, que incorpora increíbles vistas panorámicas con imágenes aún más perfeccionadas y una nueva interfaz de búsqueda. Además, la compañía del buscador ha incluido una funcionalidad que permite al usuario compartir una imagen de una manera simple con sus amigos a través de Google+.
El globo terráqueo de Google Earth está hecho a partir de un mosaico de imágenes satelitales y aéreas tomadas en diferentes fechas y bajo diferentes condiciones de luz y clima. Debido a estas variaciones, las vistas de la Tierra desde la altura en ocasiones pueden parecer fragmentadas.
El nuevo Google Earth ofrece imágenes más precisas y mejora las búsquedas
Notre Dame
Ahora, Google presenta una nueva forma de procesar las imágenes que alisa este entramado. El resultado final es, según la compañía del buscador, «una nueva bella experiencia visual de la Tierra que conserva la textura única del planeta y de los paisajes que definen la geografía, pero sin parecer una serie de parches». Este cambio se ha realizado tanto para la versión móvil de Google Earth como para la de escritorio. Mientras que estos cambios aparezcan en todas las versiones de Google Earth, la 6.2 presentará la mejor experiencia visual.

Compartir imágenes

Google Earth supone una gran manera de explorar el planeta de manera virtual, incluso para elegir un lugar donde irse de vacaciones. Con la actualización 6.2 de Google Earth, el usuario puede compartir una captura de imagen a través de Google+, de forma que, por ejemplo, pueda mostrar el lugar de vacaciones a su familia o amigos. Para probar esta nueva funcionalidad, simplemente hay que conectarse con la cuenta de Google desde la esquina superior derecha de Google Earth y hacer clic en «compartir». «Imágenes de montañas, océanos, desiertos, ciudades en 3D, su pizzería favorita en Street View y mucho más, es lo que ahora podrán compartir con el mundo a través de Google+», dice la firma.
El nuevo Google Earth ofrece imágenes más precisas y mejora las búsquedas
Rutas de bicicleta
Google Earth también ha realizado algunas actualizaciones a la función de búsqueda. Además de haber rediseñado el panel de búsqueda, se ha habilitado la misma funcionalidad de autocompletar que está disponible en Google Maps. Además, ha adicionado capas de búsqueda, lo que mostrará todos los resultados de búsqueda relevantes (no solo los diez primeros). «Ahora, cuando estén buscando gelato en Milán, podrán ver todas las apetitosas posibilidades», explican desde Google. Por último, se han agregadorutas para bicicleta, tránsito y direcciones de cómo llegar de un lugar a otro a pie.

Fuente: Diario ABC

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


En busca del «OVNI» hallado en el fondo del mar


El pasado mes de agosto, el investigador sueco Peter Lindberganunciaba un descubrimiento sin igual. La aparición, en el fondo del mar Báltico, de una extraña forma circular de unos 18 metros de diámetro. El hallazgo suscitó todo tipo de especulaciones, ya que la imagen parece revelar un objeto artificial que ha sido arrastrado, aunque este punto todavía está por esclarecer. Ahora, este cazador de tesoros ha anunciado que en primavera volverá al lugar donde detectó el gran círculo para recoger más datos, según informa la CNN. Si obtiene la financiación suficiente -los gastos pueden ser mareantes-, su deseo es recuperar la misteriosa estructura de las aguas o, al menos, conseguir esclarecer el enigma.
Linberg, famoso por encontrar los restos del Jönköping, un carguero sueco hundido por un submarino durante la primera guerra mundial, realizaba una exploración oceánica cuando el sonar de su embarcación capturó una increíble imagen a más 80 metros bajo la superficie del golfo de Botnia, entre Finlandia y Suecia. Pronto corrió la voz de que el equipo acababa de descubrir un objeto volador no identificado (OVNI), una idea descabellada pero no tan extraña cuando se trata de algo inexplicable y la imaginación vuela.
En realidad, la imagen resulta de lo más inquietante, ya que el objeto, de unos 18 metros de diámetro, parece haber sido arrastrado otros 400. Suficiente para que nazca la idea de una nave de origen extraterrestre que se estrelló en el mar y dejó un rastro en el fondo antes de detenerse, como llegaron a especular algunos medios. El equipo de Lindberg cree que el objeto es demasiado grande para haber caído de un barco o ser parte de un desastre marítimo. «Hemos escuchado un montón de explicaciones diferentes, desde que es una especie de Halcón Milenario hasta que es una puerta a un mundo interior», afirma Lindberg a la CNN, «pero no lo sabremos hasta que hayamos estado allí»
En realidad la imágenes de un sonar de barrido lateral no son lo suficiente fiables como para determinar si se trata de una formación geológica natural o algo completamente diferente.Lindberg planea regresar en primavera al mar Báltico para investigar su hallazgo. Su objetivo es poder esclarecer el misterio y, aunque el objeto no se pueda recuperar -una empresa extremadamente cara y arriesgada que quizás no sirva para nada- explotarlo de alguna manera, por ejemplo, con turistas que quieran verlo de cerca.

Fuente: Diario ABC

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com


El asteroide Eros se 'pasea' cerca de la Tierra


     No es ningún desconocido. Se llama Eros y es un gigantón, el segundo asteroide cercano a la Tierra en tamaño después de Ganímedes. Mide 34 kilómetros de longitud y mañana martes se acercará a la Tierra como no lo había hecho desde 1975. A pesar de sus desproporcionadas dimensiones -más de 300 campos de fútbol del tamaño del Bernabéu uno detrás de otro-, no supone peligro alguno para nuestro planeta. Se situará a 26,7 millones de kilómetros, lo que sigue siendo una distancia considerable, y atravesará el cielo nocturno a través de las constelaciones de Leo, Sextante y Hidra. Será fácilmente visible incluso con telescopios modestos. Los aficionados a la astronomía no pueden perderse su visita ya que se trata de una ocasión única. No volverá a saludarnos hasta 2056. Aquellos que quieran ver el cuerpo en España podrán hacerlo a partir de las 4.00 horas.
El 433 Eros es un asteroide con forma de salchicha o tubérculo de tipo S, lo que significa que está compuesto por silicatos de magnesio y hierro, los más comunes en el cinturón interior de asteroides. Fue descubierto el 13 de agosto de 1898 por los astrónomos Carl Gustav Witt en Berlín y Auguste Charlois en Niza. En febrero del año 2001 la nave espacial NEAR Shoemaker de la NASA consiguió aterrizar sobre su superficie. La sonda obtuvo más de 160.000 imágenes e identificó más de 100.000 cráteres. De esta forma, los investigadores descubrieron que Eros es un objeto sólido y no un conjunto de escombros unidos por la gravedad. Su estudio es importante para que los científicos pueden decidir cuál es la mejor manera de evitar un impacto potencial en el futuro.

Catástrofe inconmensurable

Eros puede impresionar por su tamaño; si cayera a plomo sobre Madrid, cosa que obviamente no sucederá, uno de sus extremos podría llegar, por ejemplo, hasta San Agustín de Guadalix. La catástrofe sería inconmensurable. Los expertos estiman que el impacto de un asteroide de unos 140 metros puede causar una gran destrucción, y uno más grande provocaría una devastación a escala global.
Pero a 26,7 millones de distancia, Eros todavía es «algo bonito» que observar sin riesgo alguno de colisión. La revista especializada Sky & Telescope ofrece un diagrama para aquellos interesados en mirar al cielo y buscar a nuestro nuevo y enorme visitante.

Enlace patrocinado por
info@ingeypro.com