Se ha producido un error en este gadget.

jueves, 26 de junio de 2014

GLIESE 832 C. Un planeta cercano que puede ser habitable

Un nuevo candidato denominado Gliese 832 c se suma al catálogo de planetas situados fuera del Sistema Solar que pueden ser habitables, una lista compuesta por 23 nombres de la que se encarga la Universidad de Puerto Rico en Arecibo y que se ha duplicado en el último año. Aunque cada nuevo mundo a la vista supone una esperanza en el camino para encontrar por fin a un «gemelo» de la Tierra, este es, según los investigadores, el que mejor cumple los requisitos de entre los que se encuentran cerca de nosotros. Se sitúa a (tan solo) 16 años luz, una minucia si se tiene en cuenta la inmensidad del Universo, en la constelación de Grus (la grulla).
El exoplaneta, una supertierra, fue descubierto por un equipo internacional de astrónomos, dirigido por Robert A. Wittenmyer de UNSW Australia, alrededor de la estrella enana roja Gliese 832. Esta estrella ya era conocida por albergar un planeta similar a un Júpiter frío, Gliese 832 b, descubierto en 2009.
Gliese 832 c tiene un período orbital de 36 días y una masa de al menos cinco veces la de la Tierra (≥ 5,4 masas terrestres). Recibe aproximadamente la misma energía media que la Tierra recibe del Sol. El planeta podría tener temperaturas similares a nuestro mundo, aunque con grandes variaciones estacionales, en caso de tener una atmósfera parecida. Una atmósfera densa, algo esperado para las supertierras, podría fácilmente hacer de este planeta demasiado caliente para albergar vida y convertirlo en una especia de Venus gigante en su lugar.
Descubren un planeta cercano que puede ser habitable
El Catálogo de Exoplanetas Habitables cuenta con 23 objetos de interés, incluyendo Gliese 832 c, el más cercano a la Tierra de entre los mejores
PHL @ UPR ARECIBO
El índice de similitud a la Tierra (ESI) de Gliese 832 c (ESI = 0,81) es comparable al de otros exoplanetas prometedores como Gliese 667C c(ESI = 0,84) y Kepler-62 e (ESI = 0,83). Esto hace de Gliese 832 c uno de los tres planetas más similares a la Tierra según el ESI y el más cercano de los tres, un objeto privilegiado para las observaciones de seguimiento. Sin embargo, otras incógnitas tales como la composición global y la atmósfera del planeta podrían hacer de este mundo muy diferente a la Tierra y no habitable.
Hasta el momento, los dos planetas de Gliese 832 son una versión reducida de nuestro propio Sistema Solar, con un planeta interior potencialmente similar a la Tierra y un planeta gigante como Júpiter en el exterior. Los investigadores señalan que será interesante saber si otros objetos adicionales en este sistema (por ejemplo, planetas y polvo) siguen la misma configuración del nuestro, pero esta «arquitectura» sigue siendo poco frecuente entre los sistemas de exoplanetas conocidos.
Descubren un planeta cercano que puede ser habitable
Representación artística de Gliese 832 c, en comparación con la Tierra
PHL @ UPR ARECIBO
































PATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

www.ingeypro.com

info@ingeypro.com 


Ingeypro es Asistencia técnica, 
Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación
Ingeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería

martes, 17 de junio de 2014

Confirmado: La Voyager 1 ya está fuera del Sistema Solar

Pulse para ver el video
Pulse para ver el video
ABC Tv
NASA

La nave espacial Voyager 1, lanzada al espacio por la NASA en 1977, ha cruzado, por fin, la última frontera del Sistema Solar y se ha adentrado en el espacio interestelar, algo que no había logrado hasta ahora ningún artefacto humano. Esto es lo que afirman responsables de la misión, que han publicado en la prestigiosa revistaScience nuevos datos proporcionados por la sonda que consideran «concluyentes», datos que indican que la nave abandonó la heliosfera, la burbuja invisible de partículas cargadas que emite el Sol en todas direcciones y que envuelve nuestro sistema planetario, hace más de un año, alrededor del 25 de agosto de 2012.
La Voyager 1 se encuentra ahora a 19.000 millones de kilómetros de nuestro Sol, donde nada proveniente de nuestro mundo había llegado jamás. Pero, ¿en qué lado de la barrera, dentro o fuera del Sistema Solar? El debate comenzó el 25 de agosto de 2012, cuando los instrumentos de la Voyager 1 registraron una fuerte caída, cercana a cero, de los rayos cósmicos que se producen dentro de la heliosfera, al mismo tiempo que detectaban un incremento de los rayos cósmicos que se producen en el frío, oscuro e inexplorado espacio profundo. Los astrónomos se entusiasmaron ante lo que parecía una señal clara del salto interestelar, pero no les quedó más remedio que reconocer que, entonces, no había evidencias suficientes para afirmarlo.
Algunas investigaciones apuntaron más tarde que la Voyager había entrado en una especie de «autopista magnética» hacia ese «más allá» espacial y, también en Science, se publicaron hace algunos meses tres estudios que indicaban que la nave se había adentrado en una región desconocida, pero aún dentro del Sistema Solar, en el límite del espacio profundo. En uno de esos estudios participaba el equipo de Leonard Burlaga, del centro Goddard de Vuelos Espaciales de la NASA, que también firma la nueva investigación junto a colegas de la Universidad de Iowa y de la Universidad Católica de América en Washington.

Oscilaciones de plasma

La clave para aclarar el embrollo, en la que se apoyan estos investigadores, son nuevas mediciones de las oscilaciones en la densidad del plasma -la «sopa» cargada de baja energía y partículas neutras que impregna el espacio- alrededor de la nave. Esas mediciones no habían podido ser realizadas hasta ahora, ya que un instrumento destinado a esa tarea se estropeó cuando la nave pasó Saturno. Algo lamentable ya que, según los científicos, resultaban fundamentales para llegar a una conclusión definitiva. El líder del equipo, Donald Gurnett, de la Universidad de Iowa, encontró la forma para medir el plasma de forma indirecta cuando el Sol envía una eyección de masa coronal o una explosión masiva de viento solar en el camino de la Voyager. Y sus resultados son consistentes con las predicciones teóricas sobre el medio interestelar.
El pasado 9 de abril, la Voyager 1 registró el inicio repentino de oscilaciones del plasma a una frecuencia de 3,1 kHz después de una explosión masiva de viento solar. Esa frecuencia implicaba una densidad de plasma 80 veces más grande de lo que nunca se había visto en el interior de la heliosfera y cerca de la densidad que los astrónomos esperan encontrar en el espacio interestelar. Dado que la Voyager 1 viaja alrededor de 3,5 unidades astronómicas por año (una unidad astronómica es la distancia media entre la Tierra y el Sol, más de 149 millones de kilómetros), los investigadores sugieren que la densidad de electrones aumenta alrededor de un 19% por cada unidad astronómica, por lo que infieren que el 25 de agosto de 2012, unos días más o menos, la nave cruzó la burbuja invisible del Sistema Solar. «Saltamos literalmente de nuestros asientos cuando vimos estas oscilaciones en los datos, que nos demostraban que la nave se encontraba en una nueva región, comparable a lo que se esperaba del espacio interestelar y totalmente diferente a la de la burbuja solar», dice Gurnett. «Está claro que había pasado a través de la heliopausa, que es el límite entre el plasma solar y el plasma interestelar».

Un salto para la humanidad

«Ahora que tenemos nuevos datos clave, creemos que este es un salto histórico de la humanidad en el espacio interestelar», asegura Ed Stone, científico del proyecto Voyager en el Instituto Tecnológico de California, en Pasadena. «El equipo Voyager necesitaba tiempo para analizar las observaciones y darles sentido, pero ahora podemos responder a la pregunta que todos hemos estado pidiendo: ¿Ya estamos ahí? Sí, lo estamos».
De momento, la Voyager 1 se encuentra en una zona del espacio interestelar en la que todavía hay influencia del Sol. Los científicos no saben cuándo alcanzará una zona tranquila donde no lleguen estos efectos. Igualmente, no están seguros de cuando la sonda gemela Voyager 2 cruzará al otro lado, pero creen que no tardará mucho.
A pesar de ser un anuncio oficial, algunos astrónomos no están de acuerdo con que el trabajo sea concluyente. «No hemos cruzado. Podemos explicar cada resultado de la Voyager de una manera natural», afirma Lennard Fisk, de la Universidad de Michigan. La sonda seguirá en funcionamiento hasta 2025, así que el tiempo dirá quién tiene razón.

Visitantes de planetas





P
ATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

www.ingeypro.com

info@ingeypro.com 


Ingeypro es Asistencia técnica, 
Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación
Ingeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería

Voyager 1, el objeto artificial más alejado de la Tierra

Voyager 1, el objeto artificial más alejado de la Tierra
NASA

Una antigua nave espacial llamada Voyager 1 aún nos sigue enviando señales a una distancia de vértigo, casi 37 años después de su lanzamiento al espacio.
Voyager 1, el objeto artificial más alejado de la Tierra
Los «Sonidos de la Tierra»
La nave, lanzada el 5 de septiembre de 1977, ha sido el primer artilugio construido por el hombre que ha entrado en el espacio interestelar, es decir, fuera de los dominios de nuestro Sol. Concretamente, en agosto de 2012, los científicos que participan en esta longeva misión anunciaron que la sonda espacial había salido de la heliosfera, que es una burbuja que rodea a todo el Sistema Solar y el lugar donde llega el campo magnético y el viento solar. Fuera de este espacio, el viento de otras estrellas se mezcla con el nuestro y entramos en un espacio de nadie. Voyager 1 ya lo ha alcanzado y se introduce en las profundidades del espacio a 20.000 millones de km. Plutón en su máxima distancia con respecto al Sol se encuentra a 7.300 millones de km.
Voyager 1 aún sobrevive a su viaje espacial, gracias a tres generadores termoeléctricos de radioisótopos que convierten el calor de la desintegración radioeléctrica del plutonio en electricidad.
Pero la energía no es eterna en la nave y la pila nuclear comenzará a agotarse en el año 2020, dejando así de funcionar el primer aparato de la nave. Para el año 2025 se agotarán todos los recursos energéticos y todos los equipos de la nave se apagarán. Ya no habrá conexión con la Tierra, ni estudios ni resultados científicos, pero la sonda continuará su trayectoria, sin ayuda humana. A pesar de ello, no quedará como un desecho, pues porta información por si alguna inteligencia extraterrestre da con ella, aunque es extremadamente difícil, debido a lo reducido de la nave y la inmensidad del espacio.
Es la nave más veloz (57.000 km/h) y la que más lejos se encuentra de la Tierra. Sobrevoló los planetas Júpiter y Saturno. El 5 de marzo del lejano 1979, alcanzó su máxima aproximación al planeta Júpiter a 278.000 km del mismo, enviándonos imágenes inéditas y de gran resolución, nunca antes vistas. Tiene la potestad de ser la primera nave que pudo ver las primeras erupciones volcánicas en otro mundo que no fuera la Tierra, en el volcánico satélite Ío de Júpiter.
El 12 de noviembre de 1980 alcanzó el planeta Saturno, fotografiándolo a la mitad de distancia que lo hiciera con Júpiter. Se centró principalmente en el sistema de anillos y el satélite principal, Titán, un mundo con atmósfera de metano y nitrógeno, con lagos de estos elementos, un lugar que muchos científicos asemejan con las condiciones primigenias que dieron lugar a la vida en la Tierra. Los científicos que conducían la nave tenían tanto interés por Titán que la sonda se acercó a solo 6.500 km del satélite, esto hizo que la nave saliera en otra dirección, hacia el norte del plano por el que orbitan los planetas, ya que su misión se debería extender hacia los planetas Urano y Neptuno, pero fue su gemela Voyager 2 quien hizo ese trabajo, pues los planetas gigantes tenían una posición especial en el espacio que no se repetiría hasta dentro de 175 años.
Voyager 1 lleva un disco de oro con sonidos e imágenes de la vida en la Tierra, saludos en 55 idiomas y música de diferentes culturas, toda una información para supuestas civilizaciones extraterrestres.
Tardará aún varios siglos en llegar a la Nube de Oort, una hipotética nube en forma de esfera que se encuentra entre 1 y 2 años luz del Sol y que contiene los desechos de la formación del Sistema solar, en forma de cometas y asteroides, que se cuentan por millones.
Aunque la velocidad a la que va nos pueda sorprender, no pasará “cerca” de una estrella hasta el año 40.272. Lo hará a 1,7 años luz de la misma (1 año luz equivale a 9,5 billones de km). No obstante, no va dirigida a ninguna estrella en concreto, sino orientada según salió del sistema de satélites de Saturno, hacia el centro de la galaxia.
Voyager 1 llevará por siempre el mensaje de la humanidad al Cosmos, con su disco de oro llamado “Sonidos de la Tierra”. No obstante, dentro de algunos años, la sonda espacial quedará muda y no emitirá ningún tipo de radiación, por lo que dificultará que esta botella con un mensaje lanzado al espacio sea localizada por inteligencias extraterrestres.




P
ATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

www.ingeypro.com

info@ingeypro.com 


Ingeypro es Asistencia técnica, 
Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación
Ingeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería

Caronte, luna de Plutón, pudo albergar un océano


Caronte, luna de Plutón, pudo albergar un océano
NASA, ESA Y G. BACON (STSCI)

Plutón, el planeta que perdió su corona, es un mundo lejano, en órbita alrededor del Sol casi treinta veces más lejos que la Tierra. Su temperatura es de unos 229ºC bajo cero, por lo que su medio ambiente es demasiado frío como para que exista agua líquida en su superficie. Un entorno igualmente gélido puede encontrarse en sus lunas, pero una de ellas, la gigantesca Caronte, podría haber albergado en su interior un corazón tan cálido como para mantener un océano subterráneo de agua líquida en el pasado. Esta es la conclusión de un estudio financiado por la NASA que ha publicado la revista Icarus. La clave son unas grietas en el terreno helado.
«Nuestro modelo predice diferentes patrones de fractura en la superficie de Caronte, dependiendo del grosor del hielo, la estructura del interior de la luna y la facilidad con que se deforme, y la evolución de su órbita», afirma Alyssa Rhoden, del Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.
La cuestión es dar con esas grietas previstas y resolver su verdadero significado. Algunas lunas alrededor de los planetas gigantes de gas en el sistema solar exterior tienen superficies agrietadas que prueban la existencia de un océano en su interior, como Europa, satélite de Júpiter, y Encelado, que gira alrededor de Saturno.
Caronte, luna de Plutón, pudo albergar un océano
Encelado
El tira y afloja gravitacional de estas lunas con sus respectivos planetas y lunas vecinas impide que sus órbitas se conviertan en circulares. En su lugar, tienen órbitas excéntricas(ligeramente ovaladas), que elevan mareas diarias que flexionan el interior y estresan la superficie, de ahí las grietas. Los científicos creen que este «ejercicio» ha prolongado la vida de los océanos subsuperficiales en Europa y Encelado, manteniendo sus interiores cálidos.

Surgió de un gran impacto

El caso de Caronte podría haber sido parecido en el pasado. La luna es inusualmente masiva en comparación con el mundo alrededor del que gira, ya que tiene una octava parte de su masa. Se cree que se formó mucho más cerca de Plutón después de un impacto gigante que expulsó el material de la superficie del antiguo planeta, como ocurrió con nuestra propia Luna y la Tierra. El material entró en órbita alrededor de Plutón y se unió bajo su propia gravedad para formar Caronte y varias lunas más pequeñas.
«Dependiendo de exactamente cómo evolucionó la órbita de Caronte, sobre todo si se pasó por una fase de gran excentricidad, puede haber habido suficiente calor por la deformación de la marea como para mantener agua líquida bajo la superficie de Caronte por algún tiempo», dice Rhoden.
Dado que el agua líquida es un ingrediente necesario para la vida aparezca tal y como la conocemos, los océanos de Europa y Encelado son considerados como lugares donde se podría hallar vida extraterrestre. Sin embargo, la vida también requiere una fuente de energía utilizable y otros elementos clave, tales como el carbono, el nitrógeno y el fósforo. No se sabe si esos océanos albergan estos ingredientes adicionales, o si han existido el tiempo suficiente para la vida. Las mismas preguntas se aplicarían a cualquier antiguo océano que pudo haber existido debajo de la corteza helada de Caronte.



P
ATROCINADORES:
UNICCA
laposadadegrimaldo.es
INGEYCON INGENIERIA Y CONSTRUCCIONES

www.ingeypro.com

info@ingeypro.com 


Ingeypro es Asistencia técnica, 
Ingeypro es Gestión de obras: Seguimiento de plazos, preparación de comparativos, asesoramiento técnico a la contratación
Ingeypro es Preparación de licitaciones: Documentación técnica, contacto con la administración, estudios técnicos y económicos, elaboración de estrategias para reducción del coste directo e indirecto. 
ingeypro en Cáceres, Badajoz, Madrid, Sevilla
Ingeypro redacta proyectos de arquitectura y de ingeniería